de San Antonio
   Paseo Cuéllar 10-18. 50006 ZARAGOZA dirmensajero@teleline.es

 RECETA PARA SER FELIZ        -

Fui a la clínica de Cristo Jesús para hacerme una revisión 

de rutina, y constaté que estaba enfermo:

- Cuando Jesús me tomó la tensión, vi que estaba bajo de ternura.

- Al medirme la temperatura, el termómetro registró 40 grados de egoísmo.

- Me hizo un electrocardiograma y el diagnóstico fue que necesitaba varios by-pass de amor porque mis venas estaban bloqueadas de soledad y no abastecían mi corazón vacío.

 

- Pasé a ortopedia, ya que no podía caminar al lado de mi hermano, y tampoco podía abrazarlo porque me había fracturado un brazo y una pierna al tropezar con mi vanidad y orgullo.

- También me encontró miopía: Sólo podía ver las cosas ne­gativas de mi prójimo.

- Cuando me quejé de sordera, Jesús me diagnosticó que había dejado de escuchar su voz.

Por eso, al salir de esta clínica, me decidí a tomar los me­dicamentos que me recetó Jesús a través de su evangelio:

 

Receta

- Al levantarme, tornaré un vaso de agradecimiento al Señor por el regalo de darme un nuevo día.

- Al llegar al trabajo, una cucharada sopera de paz

-.Cada hora, un comprimido de paciencia y una copa de humildad.

- Al volver a casa, diariamente me pondré una inyección de amor.

- Al acostarme, dos cápsulas de conciencia tranquila por haber cumplido con    mis deberes a fin de dormir bien.

Gracias, Señor, por hacer de mi una persona feliz.