de San Antonio
   Paseo Cuéllar 10-18. 50006 ZARAGOZA dirmensajero@teleline.es

 Cuenta Tony de Mello en uno de sus escritos ese delicioso relato.

Un pez joven e inexperto acudió a otro más viejo y con más expe­riencia y le preguntó: “Dígame: ¿dónde puedo encontrar eso que lla­man Océano? He andado buscándolo por todas partes sin resultado”.

El viejo pez le respondió: “El Océano es precisamente donde es­tás tú ahora mismo”. El joven pez se marchó decepcionado: “¿Esto? Pero si esto no es más que agua... Lo que yo busco es el Océano”.

 Para encontrar a Dios no hay que recorrer largos caminos. Basta detenerse, cerrar los ojos, entrar en nuestro corazón y escuchar la vi­da que hay en nosotros mismos. Ahí donde estamos ahora mismo, está Dios rodeándonos y penetrándonos de vida.