de San Antonio
   Paseo Cuéllar 10-18. 50006 ZARAGOZA dirmensajero@teleline.es

 

Se cuenta del obispo brasileño Hérder Cámara, gran apóstol de los pobres en el siglo XX, que un día se le presentaron unos cristianos muy indignados porque unos delincuentes habían entrado en la iglesia y habían profanado el Santísimo del sagrario, tirando las sagradas formas por el suelo y llevándose los copones; y le pedían que se acercase a la parroquia para celebrar una misa de expiación y desagravio al Señor.
 
 
El célebre obispo les escuchó con atención y les dijo: Mañana mismo iré. Pero añadió: “Os pido que cuando encontréis por la calle gente aplastada por la miseria o personas heridas y maltratadas por los delincuentes, vengáis también con el mismo interés a pedirme que celebre una misa de expiación por esas personas en las cuales está presente Cristo lo mismo que en la eucaristía.